Condenado por solicitar préstamos hipotecarios por 50.000 euros usando como garantía la vivienda propiedad de un cliente

02.11.2011

Un hombre que actuaba como gestor ha sido condenado a dos años de cárcel por conseguir préstamos por una cantidad de cincuenta mil euros, presentando como garantía la vivienda de uno de los clientes, que le había encomendado la refinanciación de su préstamo para impedir el embargo de la misma.

El condenado, que ha admitido los hechos, ha admitido ser asimismo el autor de un hecho delictivo de apropiación indebida, abonar una sanción de 1.260 euros e indemnizar al cliente con la cuantía usurpada.

La condena ya es firme, ya que ambas partes han renunciado a un posible recurso, es resultado de un acuerdo alcanzado en un proceso judicial que ha tenido lugar en la Sección 2ª de la Audiencia de Valencia.

El condenado no ingresará en la cárcel, ya que no tiene antecedentes penales, y la audiencia ha admitido la solicitud realizada por el abogado defensor de suspender la condena.

Los hechos sucedieron en 2007, cuando el damnificado contacto con David, que dedicaba a gestiones relacionadas con la refundición y la reunificación de deudas por medio de un servicio online, con la denominación de Credixan Inversores.

El cliente encomendó al gestor las transacciones necesarias para la refinanciación de sus deudas, pues pasaba por una mala situación que le impedía enfrentar los abonos del préstamo hipotecario de su vivienda, situada en Valencia, y de las deudas procedentes de la utilización de diversas tarjetas de crédito, una deuda total de 50.000 euros.

El gestor, con el propósito de favorecerse de la situación, pidió al cliente distintos documentos para realizar las gestiones.

De esta forma, a mediados del mes de mayo del 2007, le convocó en una notaría, en la que le confirió un poder especial al gestor para negociar créditos o préstamos, principalmente de tipo hipotecario, recibir los fondos que obtenía con estos, determinar vencimientos, forma de abono, interesas y realizar préstamo hipotecarios sobre otros inmuebles.

Posteriormente, el condenado uso estos poderes, y actuando en representación de la víctima, consiguió en escritura pública una hipoteca de 33.429 euros, teniendo como garantía la vivienda del cliente.

Para devolver esta cantidad, en noviembre de 2007, usando el mismo poder, consiguió un segundo préstamo hipotecario de 32.000 euros, cuya garantía era la misma vivienda.

Después, negocio un nuevo crédito, para obtener en efectivo 18.000 euros.

Con todas las transacciones, el condenado consiguió 50.000 euros en total, cuantía que no destino al abono de la deuda del cliente y solamente le entrego trescientos euros.

Como resultado de todo y ante la falta de abono de las mensualidades de los préstamos hipotecarios, las entidades financieras comenzaron el proceso de ejecución hipotecario de la vivienda propiedad de la víctima.



Comentarios

¿Algo que comentar?

Debes conectarte para poder comentar.

google

couk